hilos

Desenmarañar un ovillo de cerveza. De noches no dormidas correctamente. Noches que te levantas a las dos, tres,cuarto y seis de la mañana entornando los ojos saliendo de los sueños y pesadillas que te persiguen des de hace tiempo.Noches de miedos, ansiedades, noches vacilantes.
Un ovillo de sentimientos confusos. De índoles alejadas pero que confluyen en un mismo punto de origen. Desenmarañar fantasmas, tratar de olvidar.
Reconciliar. Con uno mismo. Con aquella persona…
Me recuerda las típicas cintas de casette que, con toda la película desenrollada , intentabas tu y con la ayuda de un “ boli bic” volver a ponerla en su sitio para hacerla sonar. Generalmente, el casette,
ya se convertía en algo inservible.Un despojo.
Existe personas que guardan el ovillo hecho una bola en sus bolsillos toda su vida.
El ovillo de sus vidas. Su recorrido vital. Todo.
Lo tienen entre sus manos y lo miran. Y no saben o no quieren o no pueden deshacerlo.
Y así van, hechas un lío.
Otras, no naufragan y lo intentan y van hilo por hilo.Nudo por nudo.
Problema por problema. Fantasma por fantasma y al final, solo quedan, hilos….
muchos hilos

Anuncios

1 comentario

  1. Lucía Said:

    Una vez escribí sobre los hilos como relaciones humanas. Me gusta esta visión tuya de hilos enredados como sentimientos y problemas, que pueden desenrollarse o quedarse enmarañados.
    Eso sí, ovillos de cerveza no he probado nunca, jejeje.

    Besos


{ RSS feed for comments on this post}

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: