ayer, …me

El ruido ensordecedor del silencio resultaba atronador.
La línea abstracta e indefinida del mar me atraía. El mar siempre ha tenido en mí un poder enloquecedor. Le vi desde el tren, atestado de gente hasta los dientes. Lo vi de cerca pero no me bañé….
Y por eso me cagué, por dentro en la puta.
Añoré su gusto salado, el tono mercurioso con el que te envuelve cuando te sumerges.
Ayer fue un día de derribo. De caída en barrena. De ese vacío, sí ese vacío, que algunos sentimos en la boca del estómago.
De unas ganas enormes de llorar. Y llenar el mar.
Ayer no brillaba nada, ni la música. Ni la luna rielaba. Ayer nada.
Ayer Barcelona estaba envuelta en una bruma corrupta mientras volvíamos en coche de color magenta.
Brillaba en todo caso, sucia y acalorada.
Y yo perdido en la vorágine del vórtice donde anida los pensamientos ilógicos.
De donde brota lo que no ha de brotar. La planta carroña.
La zarza. La piña podrida de colores abandonados.

ayer perdí una parte de mi cuerpo. Ayer me amputaron ….
algo muy fuerte mío.

Anuncios

1 comentario

  1. *Eleanor!* Said:

    Beats !! He leído todos y cada uno de los posts. Perdón la demora.
    Aquí estoy y te sigo como el primer dia.
    Que decirte ? Que sigo sintiéndome identificada con tus letras y que tienes un gran talento para expresarlo !
    Te sigo leyendo y sigo siempre aquí ! Nunca me voy 🙂
    Un beso o 2 !


{ RSS feed for comments on this post}

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: